Get Social With Us

Carlos Pazos: vida y obra

CARLOS PAZOS: VIDA Y OBRA
En 2007 Milicua escribe una cronología sobre Carlos Pazos para el catálogo de su retrospectiva No me digas nada en el Macba y en el Reina Sofía. Milicua había escrito ya el texto Tres Retratos de Carlos Pazos para su catálogo Sindetikon y Recuerdos de una Estrella para el catálogo de Mutantes del Paraíso. Aquí se reproducen algunos fragmentos seleccionados.

 

portadapazos

 

1961- La rutina del colegio y la presión familiar en torno a sus estudios, a pesar de su buen rendimiento académico, hacen que Pazos busque el cobijo de una enfermedad imaginaria no muy distinta de las depresiones que padecen su padre y abuela y que padecerá el mismo en su vida adulta.

Tumbado largas horas en la cama contempla las ilustraciones de libros que no lee y que generan nuevos mundos y relatos en su mente.

1963- Pazos descubre el rock and roll. Compra su primer disco de Elvis. Se escapa de casa para ir a ver un concierto de Bill Halley en Castelldefels. Aprende a aporrear frenéticamente una guitarra lleno de nueva vida y energía. Su madre dirá- Este chico ha hecho el bachillerato pegado a un tocadiscos.

Pazos acostumbra a visitar con su padre las galerías de arte los sábados a la tarde y comienza a dibujar obsesivamente.1975- Con la serie de fotografías Voy a hacer de mí una estrella , coincidente en el momento de su elaboración con la agonía y muerte de Franco, el artista comienza una serie de obras como artista-actor que durará los próximos cinco años. La manipulación de la propia imagen como obra, creando un personaje, se relaciona con actitudes heredadas de Dalí y cercanas a Warhol y Beuys , que trabajan la asunción del mito como transmutación narcisista en la conquista de una realidad hostil. La colección de obras será expuesta en enero de 1976 en Vinçon.

Esta serie tiene un efecto psicológico inmediato sobre el propio artista, que pasa bruscamente de ser un joven tímido y lacónico a ser un hombre locuaz y extravertido.

1976- Viaja por primera vez a Nueva York. Allí entra en contacto con la colonia española, entre ellos el escritor Eduardo Mendoza y el psiquiatra Jaime Nos. Consigue mostrar sus fotografías a Andy Warhol, que se interesa en emplearlo como actor en una de sus películas. Este salto a la pantalla no llegará a realizarse al carecer Pazos de la green card, documento sin el cual no puede trabajar legalmente en los Estados Unidos. Pazos queda enamorado de la ciudad.

1978- Organiza junto a Manel Valls los Bailes Selectos en el Salón Cibeles de Barcelona. Estos bailes de estética retro obtienen un gran éxito de público. En palabras de Ramón de España – en un mundo de progres descamisados y groseros fumadores de hachís, los señores Pazos y Valls trataron de poner un toque de distinción en la noche barcelonesa.- la estrella ha conseguido crear su espacio, su pequeño imperio. Acodado en su palco, Pazos, que jamás baila, oficia de anfitrión contemplando con melancólica lejanía las evoluciones de las parejas en la pista, mientras escucha a la orquesta tocar ritmos latinos y viejas melodías de Broadway y Hollywood.

Los bailes selectos se celebran hasta bien entrado 1982. Los jueves se reservan para una velada de rock donde actúan entre otros Loquillo y la Banda Trapera del Río. También actuará en Cibeles el Gato Pérez, mítico renovador de la rumba catalana. Amistad entre Gato Pérez y Carlos Pazos, que realiza la portadas de su disco Carabruta . Posteriormente realizará otras cuatro portadas para este músico.

Por esa época y durante los años ochenta Pazos diseña portadas de discos para los grupos Gamine, Ricky Amigos, Claustrofobia y para otros del sello Marilyn Records .

Realiza la acción The Floor of Fame en el Centro Pompidou de París, dentro del marco de la exposición Seny i Rauxa. Pazos llega al centro Pompidou a bordo de una gran limousina. Elegantemente vestido, rodeado de guardaespaldas, la estrella atraviesa una nube de curiosos, hasta donde le recibe el director del museo, junto a un recuadro de cemento fresco, donde Pazos deja la impronta de sus manos antes de inaugurar la sala donde se exponen sus imágenes y objetos.

1986- El difícil y doloroso proceso de separación de su pareja queda reflejado en una potente serie de objetos, que trascienden el souvenir para convertirse en exvotos que exorcizan el sufrimiento vivido. Esta serie se prolongará hasta 1988. Títulos como Con lágrimas de cocodrilo, Vaya zorra o Había dejado profundas cicatrices en mi corazón y en mi talonario, nos dan idea del tono desgarrado, similar al de las canciones de desamor mejicanas y los tangos, pero cargados de una ácida ironía, que tienen estos objetos.

Recupera la relación con Montserrat Cuchillo, amor de la adolescencia. Cuchillo es el pegamento con el que se recompondrá la figura rota de la estrella triturada.



Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR