Get Social With Us

Souvenirs neuronales

En el año 2001 Milicua publica Souvenirs Neuronales, un libro-catálogo centrado en su obra de los años 90. El texto de introducción del catálogo es este poema donde se describe un paisaje mental similar a un parque temático que resulta ser una especie de autorretrato.

 

text3

 

Souvenirs Neuronales

Objetos del pensamiento.
Una obra es un souvenir arrancado de las fronteras del pensamiento.
Una prueba y un enigma.
Pruebas concluyentes obtenidas por métodos visionarios.
Amaso con mis manos los sueños.
Mi territorio mental.
Territorio como identidad, territorio como autorretrato.
Mis estatuas son una banda de thugs, fieles y sanguinarios esbirros.
Los ositos recubiertos de pedrería, fieras asesinas
dispuestas a tirarse al cuello a la menor señal que les dé su amo.
Yo soy amito bueno, amito bueno yo soy.
Soy explorador pionero colono explotador de mi terreno mental, mina cerebral.
Bienvenidos a Milikualeku!
Encantadoras de serpientes y mutantes del paraíso.
Convención de alquimistas. La basura es oro.
Feria de las maravillas. Misterios, monstruos y prodigios.
Una cabra que habla. Veinte mil mujeres desnudas.
Seres antediluvianos y turistas extraterrestres.
El mayor circo del mundo.
Espectáculo continuo en siete pistas distintas.
Con los fabulosos enanitos acróbatas
y el poderoso domador de pulpos gigantes.
Ría con nuestros payasos existencialistas.
Fakires y prestidigitadores llegados del Oriente.
A medianoche espectáculo autoerótico de la mujer contorsionista.
Gran parque de atracciones, premio garantizado.
No olvide probar su puntería.
Monte el toro mecánico. Tren Chú-Chú.
Casa del horror y cueva del amor.
Palacio de cristal, laberinto de espejos, montaña artificial.
Montaña sagrada, laberinto iniciático, templos de dioses desaparecidos.
Ruinas devoradas por la jungla.
Jardines colgantes, parque arquitéctonico con ruinas ficticias y esculturas de mosaico.
Fuentes con tritones, cataratas con monstruos de piedra escupiendo agua.
Bosque mágico de robles y hayas milenarios sutilmente antropomórficos.
Cavernas artificiales.
Jardín botánico con selva de invernadero.
Islas y archipiélagos. La Atlántida, el continente perdido.
Sede de la Fundación Milicua.
Jovenes becarias dedicadas a investigaciones improbables.
Grandes colecciones.Galería de personajes ilustres.
Museo imposible, Petit Milicua Museum,Enciclopedia de la Imagen.
Figuritas y postales, fastuosa biblioteca digna de Alejandría.
Visite nuestra cafetería y tienda de regalos
donde usted podrá encontrar absolutamente cualquier cosa.
Si no está aqui, es que no existe.
Fetiches y amuletos. simbolos de magia y hechicería,
talismanes, reliquias y tesoros.
Asombrese.
Abra los ojos a una nueva realidad, más allá de espejismos y alucinaciones.
Un mundo que hace de sus sueños realidad.
Una realidad que supera aquello que usted no se atrevería a soñar.
El pais de las maravillas.
El paraíso perdido.
Otro mundo,
otra parte.



Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR